Nota

DeSoto Adventurer II de 1954 Concept Car.

Despues de la 2ª Guerra Mundial, las fábricas de autos dedicaron todos sus esfuerzos, nuevamente, a los autos de calle. Los tres imperios: Ford, Chrysler y Ford, disputaban un mercado ávido de nuevos modelos, motorizaciones…, sensaciones.

En el conocimiento que el estilo hace la gran diferencia, para el consumidor, pero Chrysler no tenía en su presidente: K.T. Keller un adelantado sino un convencido en mantener la buena reputacion en el departamento de ingeniera, no tanto así en el diseño.
O sea: era un conservador que no entendió las señales del mercado.

Los productos de Chrysler no eran tan llamativos como los Ford y/o General Motors.
Debemos destacar que el equipo de diseño de la empresa Chrysler llego a crear algunas propuestas de estilo con un aspecto moderno, pero por alguna razón no fueron elegidos para los autos de producción.

Mientras tanto, General Motors conocía bien el valor del diseño como herramienta de venta. Harley Earl y su gente de Styling GM estaban a la vanguardia en este sentido, y como resultado se ganaban la mayor parte de los clientes.
Así se vió la llegada de la coupé de dos asientos: el Corvette de 1953  y esta fue la señal de alarma para la Chrysler.
Un cambio era más que necesario y así Keller dejó la presidencia de Chrysler  a finales de 1950 y fue reemplazado por Lester “Tex” Colbert.

Colbert tenía una visión diferente  y ya tenía lo que necesitaba para poner en práctica su visión: a  Virgil Exner, un gran diseñador que había ganado fama trabajando con el legendario Harley Earl en GM y luego con Raymond Lowey en Studebaker.

Cuando Exner ocupó su nuevo puesto revolucionó los conceptos trabajando en autos de exhibición como el Chrysler K-310, el C-200, el Chrysler especial, el Dodge Firearrow, y el DeSoto Adventurer I además de otros.

Exner, un fiel admirador del diseño italiano sabía que la Ghia, en Turín, Italia, podría construir concept cars por no grandes sumas de dinero. Con lo cual puso en marcha el plan de construir autos que atraigan el interes del público y otros muy especiales para generar publicidad.

 

18a

 

Las llanatas con rayos Kelsey-Hayes fueron seleccionados para el aventurero II.

 

Entre tanto, Colbert, el presidente de Chrysler se dedicó afanosamente en el tema de los motores, especialmente en el el Hemi V8. Un motor que estaba en desarrollo desde 1935 y listo para la producción en 1951.

Este nuevo modelo, el II, ordenado por Exner y llevado a cabo por el maestro estilista, creativo e ingeniero en Ghia: Giovanni Savonuzzi se trataba de una carrocería coupé de aluminio muy elegante con una estructura tubular diseñada por el ingeniero Virgilio Conrero, de la división de Alfa Romeo Carreras.

 

vs a

 

Una placa de aluminio pulido rodea el cuadro de instrumentos. 

Savonuzzi, durante los primeros meses de 1954, se reunió con Exner y le mostró fotos de la Alfa-Conrero. Según un artículo publicado en la edición de otoño de 1990 de “Exotic Cars Trimestral,” Exner lo juzgó como un “diseño hermoso.”

 

12a

 

La rueda de auxilio ocupa la mayor parte del espacio del baúl. 
La luces traseras se retraen en la cubierta.
El diseño de la parte trasera del autoes similar a la de la parte delantera. Las salidas de escape se vinculan a través de una vaina montada directamente debajo de las luces traseras.

 

El DeSoto Adventurer II fue presentado a la prensa estadounidense en 16 de junio 1954 en las ceremonias de la inauguración de la nueva Chrysler Proving Grounds cerca de Chelsea, Michigan. Poco después se exhibió por primera vez en el Salón del Automóvil de Turín.
En su edición de agosto de 1954, la revista “Motor Trend” ridiculizó el estilo del Aventurer II criticando su “forma y ancho excesivo”. De acuerdo con el artículo citado en “Exotic Cars Trimestral,” Virgil Exner, Jr. dijo que su padre al aprobar del auto se dio cuenta de que Savonuzzi no era un gran ingeniero, pero tenía un estilo estupendo.” La belleza, como el adagio declara, se encuentra en la ojo del espectador.

Los escapes laterales le daban un toque agresivo y presagiaban una característica del lejano Dodge Viper. Una pequeña puerta trasera permitía el acceso a la rueda de auxilio, pero el espacio de equipaje era evidentemente casi nulo.

Exner trató desesperadamente de fabricar este auto en serie pero, por palabras de Maury Baldwin, uno de sus empleados, recorddaba:  -Esa gestión, en ese momento, era muy pesada. Todavía la gente de Chrysler tenía el recuerdo de la catastrofe comercial del “flujo de aire” y miedo de hacer nuevas incursionescon autos tan avanzados-

Si se hubiera sido fabricado en serie, habría sido el primer auto deportivo de cuatro pasajeros realizado en este país …. Exner dijo:  fué, para siempre, mi auto favorito  …”-

 

11a

 

Después de ser presentado en el Salón del Automóvil de Turín en el verano de 1954, la historia del Adventurer II es un poco confusa.

El primero propietario privado del auto fue Art Spanjian de EE.UU. que trabajaba en la Base Aérea Nouasseur en Marruecos. Como afirma un artículo publicado en una edición 1959 de “Temas de Automóviles”, Spanjian afirmó que un concesionario Chrysler en Casablanca, lo compró en el salón del automóvil en una subasta tras el Salón del Automóvil de Bruselas. Paree que el auto fue comprado para ser vendido al rey Mohammed V de Marruecos y cuentan que el rey lo condujo por una semana y luego decidió no comprarlo.
Entonces se mostró al Adventurer II en una sala de exposición, con la esperanza que alguien esté dispuesto a pagar el precio de  25,000 USD (una verdadera fortuna, incluso para un auto único en aquellos años). Es donde Spanjian entró en escena. Vio el auto en la sala de exposiciónes y trató de negociar un mejor precio, pero el distribuidor no aceptó la oferta menor hasta tres años después. Spanjian para entonces había sido nombrado jefe de Planificación de Mantenimiento en Daytona..
Antes de ir a su nuevo destino, hizo una oferta final por el automóvil y esta vez su precio fue aceptado, aunque la cantidad exacta no fue revelada; Spanjian reveló a “Temas de automóviles” que el precio era “más de $ 2.500 y menos de $ 10,000 . “….

 

Alrededor de 1960, el Adventurer II apareció a la venta, nuevamente, en un concesionario de Chrysler-Plymouth en Daytona. Se vendió el 26 de diciembre 1960 a un residente de Fort Lauderdale, Armand Archer.
Armand, durante una visita a su familia, fuera del Estado, condujo el auto de vuelta a Florida, pero se dio cuenta que el auto era realmente para coleccionar y su uso podía provocar un daño irreparable. Entonces guardó al Adventurer II  en un garaje durante más de un cuarto de siglo.
El hijo de Archer: Armand, Jr., revivió el auto en 1986. Todavía tenía sus neumáticos originales  y con menos de 24.000 km. En 1988, el Adventurer II fue adquirido por el coleccionista Ken Behring, quien lo hizo restaurar a tiempo para el Pebble Beach Concours de 1989. Aunque hay otra versión de la historia, la de un anónimo coleccionista de la costa Oeste quien compró el auto, lo restauró y dono al Museo Auto Behring.

Hoy en día el aventurero II forma parte de un coleccionista de San Diego.

Este automóvil: uno de uno, supuestamente “no apto para un rey”, encontró un gran número de admiradores en los últimos años y sigue siendo un diseño atemporal y sorprendente más de 50 años después de su construcción.

 

 

Especificaciones

Motor: V8

Cilindrada: 4.524cc 

Potencia: 170 HP

Escape: doble

Transmisión: PowerFlite dos velocidades automática

Número de Construcción: 1

Longitud: 5.440 cm.

Altura: 141 cm.

Ancho: 1.978,66 cm.