Nota

Tucker Carioca de 1955

Preston Tucker y el “Carioca”

En una nota anterior, contamos la singular historia de PrestonTucker y el auto torpedo ( http://www.fierrosclasicos.com/tucker-1948-el-auto-torpedo/) hoy continuamos para contarles que paso con este genial emprendedor.

Cuando Preston Tucker fue absuelto de los tribunales norteamericanos, todo lo que le quedaba era una empresa en quiebra, una mala reputación y su sueño de construir automóviles.

 

Y así siguió su historia

Hasta la década de 1950 Brasil no tenían los fabricas de automóviles.
Había las líneas de montaje, se utilizaban piezas y proyectos importados. La producción nacional era prácticamente nula y para revertir la situación y fomentar el crecimiento de la industria nacional – incluyendo autos – el gobierno del presidente Getúlio Vargas creó la Comisión para el Desarrollo Industrial, nombrando el entonces almirante Lúcio Meira como responsable del area de la industria automotriz .

Lúcio Meira en 1953 viajo a Estados Unidos en busca de interesados ​​en la producción de automóviles en el país, .

En ese entonces y, al parecer, sin relación directa con las intenciones industriales de Brasil,  Tucker llegaba a Rio de Janeiro.
Resulta que.a  Preston le habían diagnosticado cáncer  y quería una consulta con el médico estadounidense William Koch, quien estudiaba un nuevo tratamiento para la enfermedad. Koch, estaba radicado en Brasil desde que había sido acusado de charlatanería en Estado Unidos por tratar de curar tumores sin drogas ni radioterapia.

Por lo tanto, algunos dicen que la búsqueda de un tratamiento para su enfermedad fue el verdadero motivo del viaje.
Independientemente de esa razón, Tucker, visionario como era, se dio cuenta de un futuro prometedor en un país tan grande, que estaba en el proceso de desarrollo, pero aún sin sitio para la producción de automóviles.
Fue que abrió una oficina en la calle Mayrink Veiga, en el centro de Río de Janeiro. Durante el mismo año, de nuevo en los EE.UU., comenzó a diseñar su próximo proyecto, teniendo en cuenta los mercados emergentes.
Inicialmente proyectó un taxi con el asiento del pasajero enfrentado a la parte trasera del auto, pero pronto abandonó la idea.
A principios de 1952 se reunió con el diseñador Alexis De Sakhnoffski, famoso a principios de siglo por sus diseños aerodinámicos, y de ahí vino la primera idea del Carioca, en homenaje al país y la ciudad donde Tucker comenzaría la construcción de su sueño.

La primera reunión con Alexis de Sakhnoffsky tuvo lugar en 1952 en el taller de mecánica de Preston en Ypsilanti, Michigan. Preston había logrado salvar su taller con las máquinas del desastre económico. En la reunión, Preston le presentó las ideas básicas de su nuevo concepto.
Para el Carioca planeó utilizar un número máximo de partes disponibles, y un mínimo de partes nuevas y con un ensamblado simple.
Consciente de las dificultades, pero fascinado por la idea de asociarse con un hombre tan increible como Preston, Alexis  acordó presentar ideas para el diseño de Tucker número dos.

 

4a

 

El Carioca fue diseñado para ser un auto divertido de conducir y de producción masiva.

El objetivo era un diseño deportivo e inusual, con un buen rendimiento y precio accesible Para optimizar el proceso se consideró fabricar el auto pero venderlo como kit y para ello utilizar la cantidad de talleres disponibles en Brasil que no habían conseguido trabajar para alguno de los 3 grandes: Ford, Chevrolet, Chrysler.

El exterior tenía una cola diseñada por Miller, con aspecto deportivo y la particularidad eran sus 4 guardabarros individuales los cuales se podían retirar con facilidad y así limpiarlos. Tucker había estudiado que, los guardabarros enterizos adjuntos a la carrocería eran un depósito de barro y alquitran que sumaban peso al auto innecesariamente.

 

2aa

 

 

El interior, con capacidad para cuatro pasajeros y un tablero muy simple con un gran velocímetro dentro del cual estaban: el amperímetro, el indicador de combustible, la presión de aceite del motor y el indicador de temperatura.

El Carioca también (como el Tucker Torpedo original) fue diseñado para ser un auto con motor trasero. Preston creía que un auto con motor trasero ofrecía una serie de ventajas: menor ruido, el extremo delantero podría tener una forma delgada y ágil y la seguridad de los pasajeros en caso de una colisión frontal.
Se utilizó un 4 cilindros con 100 HP que permitiría una velocidad de 160 km/h

El mayor costo producción sería la producción de los paneles de la carrocería. Algunas partes serían metálicas, como el capot y la tapa del baul, o sea del del motor.

 

1a

 

Uno de los más entusiasmados en el proyecto fue el ex gobernador de San Pablo y candidato presidencial de 1955 Adhemar de Barros (famoso por el lema “roba pero hace”). Para él, el carioca era el auto ideal para su ciudad y le ofreció enormes beneficios a Tucker para construir su fábrica en la ciudad.
Pero Preston no acepto argumentado que el clima de San pablo no le era bueno para vivir alli. La verdad era otra:  Tucker quería era volver a Estados Unidos y “vengarse” de sus enemigos de Detroit .

La portada de la revista Life Car de diciembre de1955 definió al carioca Carioca como  “El nuevo auto secreto de Preston Tucker.” En la entrevista, Tucker dijo que se había propuesto producir su nuevo auto en otros países, pero que daría preferencia a los EE.UU. hasta que se agoten las posibilidades…..
Mientras tanto, el recién elegido presidente de Brasil, Juscelino Kubitschek ofrecía a Preston una serie de incentivos fiscales para la producción del Carioca en tierras brasileras.

 

3a

 

Pero la enfermedad de Tucker avanzaba  y su salud era tan frágil que en un vuelo a la Tucker a EE.UU. tuvo que recibir oxígeno para ayudar a su respiración.

En diciembre de 1956, Preston Tucker murió de neumonía. Su amigo Alex Tremulis, sin embargo, afirmó que la verdadera causa de la muerte fue “el corazón roto.”

Es difícil, si no imposible, para decir lo que sería la industria automotriz brasileña si Preston había logrado la segunda parte de su sueño. Sus autos trajeron soluciones adelantadas a su  tiempo

Preston Tucker fue la persona correcta en el momento equivocado.