Nota

La Limusina de Obama y sus 63,5 litros de nafta cada 100 km.

El presidente Barack Obama está buscando nueva bestia.

 

1A

 

No es que su actual limusina – conocida como “La Bestia” o “Cadillac One” – no le guste, pero es un modelo de 2009, que él toma donde quiera que viaje y el Departamento de Seguridad Nacional dice que es hora de una actualización.

Diseñada para parecerse a un Cadillac DTS 2008, La Bestia es un híbrido que combina componentes del Cadillac con las tripas de un camión comercial Chevrolet Kodiak – pero con una pesada armadura. El auto pesa casi 7.500 kg. !!!

Cada panel de la carrocería esta formado por placas de 20 cm. Si, veinte centímetros capaces cubrir y proteger ante un atentado con  explosivos y las ventanas de varias capas son de 13 cm. de grosor que hacen las puertas tan pesadas como las de un jet 757.
El auto, además, está sellado contra ataques bioquímicos.

Aunque los detalles de la limusina presidencial estan clasificados, o sea no se conocen, se sabe que cuenta con opciones tipo James Bond, incluyendo un sistema de visión nocturna, un equipo de comunicaciones y un banco de sangre del tipo del presidente.

Las puertas, en su exterior, tienen unas manijas especiales que permiten, a los agentes de seguridad del servicio secreto que, generalmente lo escoltan a pie, en las zonas a paso de hombre, poder asirse de ellas sin abrirlas.
Los neumáticos son los run-flat Goodyear con llantas de tamaño especial.

Los agentes del Servicio Secreto tienen capacitación especializada en técnicas de conducción evasiva, incluyendo giros de emergencia especiales.
Sus eventuuales pilotos estan preparados por especialistas en el arte del manejo en situaciones complicadas y de emergencia. Por ejemplo: la limousina puede girar 180 grados en cuestión de segundos gracias a una ezxtraordinaria dirección y propulsión especial para el caso. 

Pero no sólo el habitáculo cuenta con una protección especial. Tanto el depósito de combustible como el compartimento del motor también están aislados por un material a prueba de proyectiles y por si acaso, cuenta con un sistema de extinción de incendios automático, cerraduras especiales y, se dice, lanza misiles.

Cual será el fabricante encargado de la próxima “bestia”?, hasta la fecha es un secreto. Sin embargo se sospecha que el contrato será con la Ford, Chrysler o GM quienes han alternado como proveedores de limusinas desde 1939.

Declara la gente de Cadillac: Nosotros consideramos que es un gran honor y una gran responsabilidad el continuar con la tradición de los autos presidenciales,” dijo el portavoz David Caldwell. y agregó:  “No hay absolutamente nada que podamos adelantar porque una de las caracteristicas de este, especial, vehículo es la confidencialidad en el como está fabricado.

La nueva limusina promete ser aún más resistente que la Bestia. Según FedBizOpps.gov, el trabajo sobre el nuevo diseño “incluirá el desarrollo de nuevos conceptos, diseño de la armadura, la selección inicial de componentes de automoción y el desarrollo del chasis, ensayos de materiales, el modelado y la simulación de sistema de blindaje, para resistir explosiones y fuego.

 

3A

 

 

Desde 1899 – los vehículos presidenciales y su evolución

En noviembre de 1899, William McKinley fue el primer presidente que viajo en un automóvil a pesar de Teddy Roosevelt quien fue el primero en encargar un auto exclusivo y especial presidencial, se trataba de un convertible blanco a vapor. y William Howard Taft, el sucesor de Roosevelt, también optó por un auto a vapor convirtiendo los establos de la Casa Blanca en un garaje.

Franklin Delano Roosevelt tuvo un muy especialñ auto: el “Sunshine Special.”
Basado en un chasis de Lincoln K de serie con un motor V-12.
A Roosevelt le gustaba pasear con la capota baja.

Las primeras limusinas eran convertibles, las favoritas de los políticos de todos los niveles que conocían el valor de ser visto por sus electores.
Pero eso iba a cambiar para siempre el 22 de noviembre de 1963.

En 1954, el servicio secreto había desarrollado una burbuja-top de protección para la limusina del presidente Dwight D. Eisenhower.
No había nada disponible para el Lincoln que su sucesor, John F. Kennedy, viajara en esa tarde fatídica en Dallas, Texas. Pero a Kennedy le gustaba ser visto por el público – lo que facilitó su asesinato con una serie de disparos mortales.

La limusina Lincoln Continental azul de 1961 en la que fue víctima Kennedy fue retirada del servicio, reconstruida y volvió a la flota de la Casa Blanca – aunque hoy esta en exhibición en el Museo Henry Ford, de Detroit.

Fue entonces que, para el presidente sucesor de Kennedy, Lyndon Johnson se diseño un auto presidencial con techo duro a prueba de balas y chalecos antibalas adicionales.
El vehículo permaneció en servicio durante la administración Nixon.

La cruel realidad del mundo puesta en evidencia en el asesinato de Kennedy cambiaron, definitivamente, el diseño de las limusinas presidenciales y los vehículos utilizados por los líderes políticos de todo el mundo.

Pero también acarrean problemas…

Entre sus episodios más recordados, del Cadillac de Obama podemos destacar el momento en el que se quedó atascado en la Embajada de Estados Unidos en Dublín durante su visita oficial a Irlanda o cuando tuvo que ser remolcada en Israel porque un empleado llenó su depósito de combustible con gas oil en lugar de nafta.

Se supo, posteriormente que el chofer se equivocó de manguera en la estacion de servicio porque las características técnicas del Cadillac de Obama se aproximan más a las de un camión que a las de un turismo convencional.

 

2A

 

 

Su consumo?: poco: 63,5 litros cada 100 km.
Casai nada…..