Nota

Ford Torino Talladega de 1969

El auto que fue construido en 1969 y nombrado en honor a la pista “Talladega”: un circuito de carreras del NASCAR (National Association for Stock Cars Auto Racing), en Alabama, USA. A punto de ser inaugurada en 1969.

 

inicial

 

En 1968, Ford, gano el campeonato NASCAR con el nuevo Ford Fairlane, carrocería fastback.
Dodge en la busqueda de competir contra Ford, modificó el Charger 500 para darle menor resistencia al viento y así lograr mejores tiempos. Esta producción limitada de 1969 tenía una parrilla de frente mas aerodinámica y la parte trasera del techo rebajada.

Cuando Ford se entero de las modificación que estaba realizando Dodge, se propuso mantener la supremacía y asi fue diseñado el Talladega, un auto que se basó en el Fairlane Cobra Sports Roof de 1969, pero con algunas diferencias aerodinámicas vitales:

La trompa más “afilada” y extendida unos 12 centímetros,  la parrilla fue modificada, y aunque respetaba el esquema de faros redondos dobles, quedaba más expuesta, y no remetida, como en el Torino base. En el taller de preparaciones deportivas de Holman y Moody tuvieron otra idea original: sustituir el paragolpe delantero por otro más integrado en la carrocería, creado a partir de dos paragolpes traseros del modelo, cortados por la mitad. Otra importante, pero sutil, modificación fue el cambio de los brazos de la suspensión delantera y de los paneles inferiores del chasis delantero, que en su extremo delantero se doblaban hacia arriba, permitiendo al mismo tiempo cumplir la normativa de la NASCAR respecto de la altura mínima desde el suelo (que se medía desde el extremo delantero) y bajar la carrocería casi 2,5cm al suelo, rebajando el centro de gavedad del vehículo, con la consiguiente mejora aerodinámica y de su comportamiento.

 

A la izquierda, el interior del Talladega de competición y a la derecha la foto del interior del Talladega de venta al público.

Los interiores eran sencillos, los mismos que el del Fairlane Cobra SportsRoof .
Asientos de vinilo y tela negra.
El instrumental era muy austero: sin tacometro ni radio estereo, solo con una  radio AM.
Las llantas del Talladega salieron de fabrica de color plateado, con neumáticos que llevaban una franja blanca en su circunsferencia.

 

inte 1a

 

Para poder homologar el vehículo, las normas de la NASCAR, exigían una producción mínima de 500 unidades que pudieran venderse al público. Durante los meses de enero y febrero de 1969 Ford construyó en su planta de Atlanta, en el estado de Georgia, un total de 754 unidades, incluyendo los prototipos de carreras.
Las 743 unidades que se vendieron al público montaban un motor Cobra Jet de 428 c.i. (6.848 cc) que rendía 335 CV a 5.200 rpm, y un par motor de 440 Nm a sólo 3.400 rpm.

 

motora

 

Sus prestaciones impresionaban: aceleraba de 0-100 en solo 6,3 segundos, tiempo que no estaba al alcance de muchos autos de la época, y menos aún de un mostruo de esas medidas.

El Talladega llego a las concesionarias de Ford en solo 3 colores, rojo, blanco y azul, o como los llamo Ford, Royal Maroon, Wimbledon White, Presidential Blue.

 

autos de calle

 

La identificación exterior era una “T” especial en la puerta, junto con otras placas dentro de la puerta,  identificaciones que no encontraremos en otros Torinos o Fairlane.

 

cola 2a

 

Estos verdaderos guerreros de Ford derrotaron el Dodge Charger 500, ganando 30 carreras, incluyendo ocho por Petty, dando a  Ford el título de constructores NASCAR de 1969. 

Mecánicamente, Ford homologó el motor separadamente del auto, montando finalmente el “Boss” 429 c.i. (7.030cc) , tras haber prohibido la NASCAR el motor inicial Ford SOHC 427 (Cammer). Con todo, el Torino Talladega logró su objetivo, y con 26 victorias en el campeonato nacional de 1969 se alzó con el título de constructores y también con el de pilotos, que ganaría David Pearson, tras once victorias individuales de un total de cincuenta y cuatro pruebas. También subirían a lo más alto del podio pilotando los FTT, además de Pearson, los pilotos Donnie Allison y Leroy Yarbrough.

Incluso el afamado piloto Richard Petty, piloto habitual de la Chrysler Corporation, escogió, en 1969, un FTT para correr aquella temporada con su prestigioso equipo, con su característica decoración azul celeste y el número 43, logrando ocho victorias y ganando su carrera número 100 al volante de nuestro protagonista.
Irónicamente, Petty no participaría en la carrera inaugural del Circuito de Talladega, del que el Ford había tomado el nombre, por culpa de un boicot que él y otros importantes pilotos llevaron a cabo, respaldado por la Asociación de Conductores Profesionales, en protesta por haber ignorado, los responsables del circuito, sus quejas sobre el estado del pavimento.

 

43a

 

Richard Petty regresaría a Chrysler el año siguiente para pilotar un Plymouth Superbird, con el que derrotaría a los Ford Torino Talladega, pero ésa es otra historia …