Nota

El Auto Cazafantasmas

Los productores de la famosa pellicula “Cazafantasmas” se basaron, en la elección del auto, en una ambulancia del modelo Cadillac 1959.

Por qué un Cadillac de 1959?
Ese auto se hizo famoso con otra historia de fantasmas en Hollywood, “Ecto-1”
La película que protagonizaron Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis, Sigourney Weaver y Rick Moranis y que dirigió Ivan Reitman. Ese Ecto-1 sí era un Cadillac de 1959, en su versión de ambulancia.

 

5a
El primer Ectomobile original, que se usó en la primera edición de los Cazafantasmas, fue comprado en Estados Unidos y era completamente negro.
Se le decidió cambiar completamente la cara, Contaba Steven Dane: “…Uno de los principales problemas fue que el primer vehículo que compramos era negro. La idea era dejarlo de ese color, ya que se asociaba con la trama de los fantasmas. Pero como la película se filmaría de noche, debimos cambiar el color por blanco. Simplemente porque sería difícil de verlo.
Luego se le decidio agregarle unas líneas rojas para que no se pareciera a una ambulancia”, explicó Joe Medjuck, el productor de la película.

 

2a

 

También se hizo una copia del Ecto-1, pero como tenía problemas en el chasis fue sólo usado en las escenas riesgosas.

También se le agregó cuanto artefacto anduviera dando vuelta. Por ejemplo, una escalera para trabajar en los sitios altos de los edificios, un pequeño mástil y una campana, de los que hay en las cubiertas de los barcos, Antenas de TV y AM/FM, una bocina que imitaba a un toro, una sirena de ambulancia similar a la que el auto traía de fábrica. Tubos de aire comprimido y, además, los estrambólicos artefactos para guardar los malditos fantasmas que asustaban los habitantes de Nueva York. ¿Recuerda ese verde, que luego se haría medio amigos de los nuevos héroes?

 

3a

 

La base de la ambulancia Cadillac de 1959 era la del modelo Eldorado, uno de los autos históricos de la marca.
El auto venía con levantavidrios y cierre de las puertas eléctrico, suspensión neumática, que se regulaba desde un control debajo del volante.
El motor desarrollaba 345 HP gracias a sus tres carburadores. El precio, en 1959, era de 7.401 dólares, un precio alto para la época.

Quién diría que ese modelo luego se haría famoso cazando fantasmas por Nueva York…