Nota

Cord 810 / 812 1936 a 1937

Síntesis Histórica del auto Cord

Una fabrica
En 1923 todo indicaba que la fabrica de automóviles Auburn cerraría sus puertas definitivamente. La gran debilidad de la empresa era la carencia de una red propia de ventas, por lo cual no tenía forma ni modo de competir con la Ford o Chevrolet, y otras.

Un Vendedor
Errett Lobban Cord, un joven y exitoso vendedor, después director de ventas y ya con una participación de la Quinlan Motor Company, distribuidora de la marca Moon, además de una gran reputación, ahorros por 100.000 dólares (año 1923, una fortuna)

El encuentro
“Una producto sin vendedor y un vendedor sin producto”: la pareja ideal.
Y Cord comenzó a trabajar en la Auburn.
A partir de 1924 sus exitos en ventas le proporcionaron, primero el puesto de vicepresidente y dos años más tarde el de presidente.

La frase de Cord que marco su historia:

” Si no se puede ser el mas grande, hay que ser diferentes”

Desde ese año hasta 1935 la fabrica paso mil historias, éxitos  fracasos, etc. Como esta nota la dedicamos al modelo Cord 810/812, pegamos un salto de casi 10 años con la aclaración que en otra nota nos dedicaremos a contarles la vida de esta gran fabrica de autos Auburn en detalle.

 

 

Nace el Cord 810

Noviembre de 1935: La empresa no podía estabilizar su situación después de la gran depresión de 1930. La compañía estaba desesperada por introducir el nuevo coche en el Salón del Automóvil de Nueva York  Cada empleado en la ingeniería y el diseño trabajaron largas horas para cumplir el plazo,sabiendo que dependía del resultado la vida de la empresa.

 

 

Originalmente fue concebido como un Duesenberg  “bebe”, con características avanzadas como la tracción delantera, suspensión delantera independiente,  un motor Lycoming  V8 con block de aluminio de 288 pulgadas cúbicas y 125 HP, transmisión de 4 velocidades y otras características como las cubierta de faros que se ocultaban accionadas por una manivela

 

 

Finalmente, en el Show de Nueva York fue presentado el Cord 810 con un éxito impresionante. Un auto con estilo único y tecnología avanzada.
Una multitud de personas hacían cola de en las puertas de la exhibición y solo para ver este deslumbrante auto. La entrega estaba prometida para finales de ese mismo año y los autos se fabricarían en la planta de Connersville, Indiana.

La gama en 1936 incluía el Westchester y Beverly sedanes de cuatro puertas, un sedán Phaeton convertible de 4 plazas y una coupé Sportsman, de dos plazas convertible.

 

 

Sin embargo, el coche y su montaje tuvieron numerosos problemas, retrasando la producción hasta mediados de febrero de 1936.

 

 

El auto fue un fracaso. Cord no tenía ni el tiempo ni el dinero para probar y ajustar todos estos nuevos sistemas antes de que entrara en producción.  Así es como el 810 desarrolló rápidamente una reputación de ser hermoso, pero poco fiable.
El motor sobre-calentaba. La transmisión era un desastre, perdía aceite por las juntas.
Para peor, la mayoría de los mecánicos particulares no podían trabajar en el auto  por complicado y diferente a cualquier otro que jamás habían visto.
Lástima, porque de haber tenido los recursos hubiera sido un auto fantástico.

 

 

El precio también era un problema. Costaba más o menos 3.000 dólares y, en general las personas que disponían de esa cantidad de dinero pretendían un auto más grande.

 

 

Durante 1936 fabricaron 1.600 unidades y solo vendieron 1.100.

Durante 1937 se fabricaron  1.400 autos, denominados 812 y que tenían como novedad un compresor centrífugo opcional que aumentaba la potencia a 195 HP.

 

 

Sin embargo, el final estaba cerca. Las ventas se desplomaron a pesar de los nuevos modelos, opciones adicionales y mejoras continuas. El último auto fabricado por la Corporación Cord salió de la línea de montaje en agosto de 1937.
La producción total del  810/812  fue de 3.000 unidades.

 

 

Pero el tiempo ha sido amable con el Cord, se le reconoció lo adelantado para la época tanto estética como mecánicamente con un estilo que ha cruzado la linea del tiempo volviéndolo no solo un clásico sino un auto coleccionable, para los millonarios, obvio….

 

 

 

 

 

Resto de la historia del modelo:

Mucho más adelante, ya para la década del 60′ se comenzaron a fabricar réplicas, algunas de ellas realmente muy buenas.
El precio de un original, hoy en día puede oscilar entre los 100 y 250.000 dólares.
No damos el precio de las réplicas porque no corresponde, son simples copias.

 

123456