8228 Views
AÑO
1978

Falcon Sprint de Leonel Mena

Categoria: Ford Falcon Sprint
Nombre: Mena Leonel
Año: 1978
Provincia: Buenos Aires
Municipio: Saladillo

 

Hola fierros clasicos les mando unas fotos de mi sueño cumplido, tengo 20 años…. mi historia empieza mas o menos de esta manera… vivo en Saladillo, y mi casa esta rodeada de talleres, justo el que esta frente a mi casa preparaba autos de carrera
Yo tenia 4 o 5 años y siempre mis viejos me cruzaban porque me encantaba estar ahí, mirar, escuchar o hasta engrasarme un rato.
Mi familia es hincha de Dodge, mis dos tios son mecánicos y siempre anduvieron en la preparación de los autos, uno de ellos tiene una GTX..
A mi siempre me gusto, también la Dodge, pero el Falcon tenia ese no se que, que me encantaba..

A mis 18 mi viejo me pregunta si haciamos algo para mi cumple o no y yo le respondí que quería que me ayude a comprar un Falcon.. y bueno así fue como tuve mi primer Falcon, modelo 79, 3.6 caja de tercera al volante, era un colador de los agujeros que tenia, yo? feliz!!  le desarme todo el interior, lave el motor, pero había muchas cosas que hacer entonces lo pusimos a la venta a las dos semanas de comprarlo.
Tengo una anecdota cortita con este Falcon, a la semana de comprarlo le saque todas las alfombras los asientos y lo iba llevar a lavar el motor porque estaba muy sucio, le puse los asientos sin atornillar y salí. Nunca lo había acelerado y quería saber que se sentía, en la esquina que era calle de tierra lo acelere y lo hice patinar que termine con el asiento dado vuelta y yo manejando en cuclillas !!

Despues de venderlo y de mucha busqueda consegui un Falcon 1980 Deluxe 3.0 con 140 mil km de fabrica, un chiche que disfrute muchísimo, no paraba nunca de andarlo, le dedique muchas horas y siempre que podía le hacia algo, me banco mis locuras, enojos y me dio alegrías…

Estudiaba en una escuela tecnica y hacia pasantias en un frigorifico: el primer sueldo que me pagaron lo gaste en el múltiple y escape Silens completo…cosa que mi viejo no quería y me lo recuerda hasta el día de hoy jaja… Pero siempre soñé con un Sprint, siempre quise manejar uno, ver si todo lo que se hablaba sobre ese dinosaurio era verdad… Termine la secundaria y la tecnicatura en química y me fui a anotar a la facultad de odontología, a todo esto yo seguía buscando un Falcon Sprint.

Un dia miro por internet que publican uno modelo 1978. Me enamore cuando vi las fotos, estaba hermoso y era de La Plata… se lo mostré a mi papa y le encanto pero era mucha plata… le rogaba que me ayude a comprarlo pero mi mama no quería gastar tanto en un Falcon, entonces lo miraba por internet, hablaba con el dueño pero no le decía nada a mi mama.. cuando hago un viaje a La Plata para hacer la mudanza le digo a mi viejo que me lleve a ver el Sprint, que ya había arreglado con el dueño para verlo, el no quería pero después de insistirle un rato fuimos… cuando lo vi me enloquecí, estaba casi listo para exponerlo, era una locura, mi viejo no le prestaba mucha atención porque sabia que mama no quería que lo compremos, pero yo tenia una cara de felicidad tremenda, no me entraba la sonrisa en la cara, me lo puso en marcha y me paralice…no podía explicar lo que sentía, me dijo pisalo, lo acelere y se me puso la piel de gallina, inexplicable… volvimos a mi pueblo y hablamos y mama no quería y no quería, estaba difícil la cosa jaja… pasaba el tiempo y cada vez que yo hablaba con mi viejo del Sprint el solo me decía ya va a llegar… leito, ya va a llegar….no te desesperes…
Llego el momento de.empezar el curso de ingreso de la facultad del 1 de febrero hasta mitad de marzo del año 2014, y yo tenia la cabeza en el Falcon pero también quera entrar a la carrera y mi viejo me dice metele fuerzas hijo que si entras podemos convencer a mama para el Sprint… hice todo el esfuerzo del mundo y entre a la facultad que tanto quería, y hablándolo en familia convencimos a mama de comprarlo.. mi papa llama al dueño y se ponen a negociar, yo me encerré en la cocina y no quería escuchar, hasta que escuche que habían hecho negocio… que felicidad inmensa, no sabia que hacer.. fui probe el auto lo maneje hice los papeles y bueno había que llevarlo a Saladillo, mi viejo se toma una combi y viene a mi departamento. El hombre nos trae el Sprint a las 7 y pico de la tarde, yo,  a la noche entraba a cursar… fui a cursar y cuando salgo estaba mi viejo con los bolsos arriba del Falcon con el auto en marcha esperándome.. desesperado me subo y le digo: – ¿y pa que te parece? Y me dicen:  hijo esto no se puede manejar, no dobla mira la fuerza que hay que hacer,ya lo quería devolver jaja, pero pasaba que tenia gomas anchas y dirección mecánica… cuando emprendimos el viaje de vuelta a Saladillo era de noche, cargamos nafta, gas y seguimos viaje.. en la ruta era un placer manejarlo.. dice papa:- pasemoslo a nafta para ver como anda… el velocímetro no andaba, solo teníamos el gps y el tacómetro, lo paso a nafta y nos pego contra los asientos…una locura, papia dice parece que tiene otro motor mas jaja, llegamos a Roque Perez y me dice manejalo vos… paramos en la estación de servicio cargamos gas y vino mucha gente a verlo, me sentía muy orgulloso y raro porque era algo nuevo para nosotros.. lo puse en marcha y seguí viaje para mi ciudad que nos quedaba a menos de 100km, fue lo mejor que me paso en la vida, llegamos y estaba mi mama con el porton abierto del garaje, mi abuela esperándome, fue algo hermoso, entre y lo guarde… esa noche no pude dormir de la felicidad.

Al otro dia me.levanto bien temprano y me puse a lavarlo y lustrarlo y llame a todos mis amigos a mostrarselo…. desde el dia que lo traje, soy el chico mas feliz, desde ese dia mi vida cambio…. cambie salidas a boliches por tardes en el taller, plata en alcohol por plata para la nafta y no me arrepiento..lo disfruto muchisimo, es mi cable a tierra.. Mi sueño cumplido…les dejo mi Ford Falcon Sprint 1978

 

 

Nota de Fierros Clásicos: Una historia que puede ser la de todos los que tenemos la pasión en la sangre. Que felicidad!!!. Compartimos con vos el orgullo y gracias por recordarnos que alguna vez sentimos lo que sentis y tan bien explicas. Un beso a tu mama por ceder y otro a tu viejo por ser cómplice de esta historia de vida.